Partager l'article

GEORGIA RUSSELL : Material móvil

“El color es un material móvil que, como el agua o el viento, tiene vida propia”.  La investigación de Georgia Russell se basa en esta búsqueda del movimiento en el propio material de la obra, no su representación sino su inscripción, su plasmación en el propio cuerpo del material que constituye la obra. Así, haciendo palpitar el papel, consigue transformar el color en “materia móvil”.

“Corto y rajo el papel y juego con las gradaciones de tonos, puntuadas por el movimiento de mis incisiones, en las que se filtra la luz”, explica, con una rara claridad y sencillez, la artista escocesa que vive en la región de Oise, al norte de París.

“Mi obra es el resultado de acumulaciones de recortes. La repetición crea entonces el vacío y la materia. Estas marcas repetitivas crean una superficie y un objeto tridimensional”. Acumulación, repetición, corte… Vacío, materia, luz, superficie… Transformación del color en “materia móvil”, del vacío en materia atravesada por la luz… hay algo de transubstanciación en el proceso creativo de Georgia Russell. 

El título de su última obra presentada en la galería Karsten Greve (que representa a la artista, nacida en 1974, desde 2010) es, en este sentido, muy evocador. “Células de luz”: a través de la incisión de superficies (lienzo, papel, organza), pintadas al óleo o al acrílico, “crea un espejismo en la intersección de lo real y lo ilusorio”, de lo lleno y lo vacío, lo visible y lo invisible. 

Utilizando la permeabilidad de la materia en sus intersticios, sus lienzos alveolados, tejidos de colores y luces entrelazadas, evocan a veces la piel, “la célula orgánica, el tejido vivo, la vida”, a veces su reflejo a través de las vidrieras o el brillo del agua, y la mirada, atrapada por estas gradaciones cambiantes de color, navega en este oleaje resplandeciente y se precipita por estos intersticios finamente laceradas con un bisturí, ¿no son las rendijas de los lienzos de Georgia Russell puertas semiabiertas al vacío, ese más allá de la superficie de las cosas, ese espacio inmaterial definido como “imagen del infinito” por Lucio Fontana. Pero si es a la contemplación de este infinito y a una liberación “de la esclavitud de la materia” a lo que invitaba el maestro del Concetto Spaziale con sus lienzos partidos entre 1949 y 1968, es más bien una búsqueda plástica lo que parece perseguir Georgia Russell. Jugando con la confusión óptica (llevada a su paroxismo con el uso de la organza, ese velo sintético de iridiscencia infinita, perpetuamente cambiante), el artista se convierte en un maestro de las ilusiones, transformando el soporte tangible del lienzo en una superficie inmaterial, móvil y cambiante, atrayendo al ojo a los carretes de sus oscilaciones hipnóticas, para deambular en él o perderse en él…

Del 9-09 al 16-10-22 

Exposición Georgia Russell – Células de luz (Cells of light) 

Galería Karsten Greve – 5, rue Debelleyme, Paris III – www.galerie-karsten-greve.com

STÉPHANIE DULOUT

ABONNEZ VOUS À LA NEWSLETTER