Partager l'article

Grégoire Scalabre, pasión por la cerámica

Es una pasión, la de trabajar la arcilla, la que mueve a Grégoire Scalabre. Escultor y profesor a la vez, aborda la cerámica con una nueva perspectiva y la da a conocer internacionalmente, sobre todo con su último proyecto en la exposición veneciana Homo Faber. Te presentamos al artista.

  1. Háblenos de su encuentro con la cerámica.

Tuve una trayectoria escolar atípica porque el modelo educativo no me convenía. Fue a una edad muy temprana, a los 7 años, durante un curso de formación, cuando descubrí la cerámica. Y a los 10 años supe que quería ser ceramista. Tuve la suerte de tener una familia que me ayudó y animó en este camino. Así que me fui al sur para aprender el oficio de un ceramista antes de seguir con la educación superior. Es una profesión que vivo con pasión y que me ha construido por completo.

  1. ¿Cómo empezó a esculpir?

Los estudios de cerámica nos forman en el mundo de las piezas utilitarias y no en el desarrollo creativo. Por lo tanto, soy autodidacta en el dibujo. Fue cuando entré en una residencia en la Manufactura de Sèvre en 2008 que empecé a esculpir y que nació mi primera pieza acumulada, Astrée. En ese momento, estaba trabajando en la arquitectura haussmanniana. Hacía esculturas curvas inspiradas en los interiores y las molduras parisinas. Con David Caméo, entonces director de la Cité de la Céramique, y acordamos que debía realizar este paréntesis de investigación sobre la acumulación.

  1. ¿Cuál es su proceso para crear sus acumulaciones?

Para Astrée y las acumulaciones que siguieron, me concentré en la técnica tradicional de lanzamiento “à la motte”. Un método específico en el que se aísla la parte superior de una masa de arcilla para dar forma a pequeñas formas, en este caso ánforas. ¡Es un trabajo largo y muy meticuloso porque una pieza como Astrée está compuesta por más de 10.000 miniaturas torneadas y luego esmaltadas!

  1. ¿Ha retomado este trabajo para su último proyecto, La última metamorfosis de Tetis, para la exposición Homo Faber 2022 en Venecia?

Oui ! C’est David Caméo devenu commissaire d’Homo Faber qui m’a contacté pour participer à la nouvelle édition. J’ai tout de suite accepté car l’endroit est prestigieux et nous avions carte blanche pour la production de l’œuvre. J’ai donc repris le travail d’accumulation. Ce fut un travail titanesque ! Tout d’abord par le tournage, avec l’aide d’assistants, de 70 000 miniatures qui composent cette structure en fibre de verre et en acier de 4m2. Et ensuite par la composition dont j’ai facilité le déroulement grâce à un système de velcro pour coller chaque miniature. 

  1. Además de las acumulaciones, ¿también trabaja en la arquitectura haussmanniana?

Me gusta trabajar por fases. Centrarme en las acumulaciones y luego hacer una pausa y empezar otro trabajo. Con el tiempo, el proyecto Hausmann se ha convertido en Mouvement Perpétuel. Es un trabajo de modelado más monumental, que se refiere a la torsión, a la forma cóncava y convexa. Aquí he podido jugar con la ambigüedad del material y así difuminar las líneas. Uno ya no sabe si la obra es de mármol o de hierro fundido. Para algunas piezas, por ejemplo, utilicé polvo de mármol y me salté la fase de esmaltado. Las piezas sólo están bizcochadas, se cuecen una sola vez y, por tanto, siguen siendo porosas. A continuación, rocié varias capas de polvo de mármol sobre ellas, de tonos claros a oscuros, antes de lijar las capas más claras. A continuación, las piezas se embadurnan, creando un efecto de desgaste, una pátina, como la que se puede ver en el bronce oxidado.

  1. ¿Le gustaría hacer evolucionar un poco más este proyecto?

Para este proyecto, me gustaría que las piezas evolucionaran al aire libre. El hecho de que sólo estén bizcochados les permite cambiar con las estaciones y, por tanto, ver aparecer la vegetación, como una escultura envuelta en la naturaleza. También me gustaría integrar mi proyecto Akanta, iniciado en 2010, en esta interacción con la naturaleza. Es un trabajo en forma de corona de cerámica inspirado en las zarzas.

  1. Usted es escultor y también profesor. ¿Cree que esto juega un papel importante?

Llevo 15 años dividiendo mi tiempo entre la enseñanza y la producción de piezas escultóricas. Es algo que me gusta mucho, un encuentro con mis alumnos y un modelo económico. Me gustaría poder transmitir la pasión que me mueve y, al mismo tiempo, tomarme mi tiempo para producir mis piezas y participar en exposiciones. Porque la cerámica es un trabajo que hago para mí, para generar emociones y contar historias. Por ello, he imaginado módulos dirigidos a personas que se están reciclando o a profesionales que pueden mantener su actividad profesional, formarse en cerámica y prepararse para el CAP. Estoy tan agradecido y apasionado por esta profesión que tengo unas ganas enormes de transmitirla.

https://www.gregoire-scalabre.com/fr/

Louise Conesa

ABONNEZ VOUS À LA NEWSLETTER