Partager l'article

PETRINA HICKS, SENSUALISMO FLOTANTE

El terciopelo de una piel se encuentra con la luz de las escamas y las plumas de un cuerpo extraño. La serpiente y el búho, símbolos ctónicos en la confluencia de los mundos humano y subterráneo, nocturno y diurno, llevan consigo las raíces del mundo y los mitos de un tiempo remoto, y dialogan, nariz con nariz o boca con boca, con los cuerpos blancos como perlas y los rosas aterciopelados de la grieta nacarada de una concha… Aquí estamos al principio de nuestro encuentro con la fotógrafa australiana Petrina Hicks.

Exhibida internacionalmente, y presente en numerosas colecciones privadas y públicas, la fotógrafa trabaja la materia analógica con exigencia, como un pintor clásico la precisión de su dibujo. A primera vista, las curvas fluidas, los cuerpos entallados y las miradas distantes u ocultas tras sus gafas ahumadas crean seres con sensualismos flotantes, expresiones impasibles y movimientos congelados. Desde su debut en 2004, las fotografías de Petrina Hicks recuerdan a la antigua tradición escultórica. Sin embargo, surge un aura mágica… The Unbearable Lightness of Being, The Gaze, Fly through the candle like a singless moth… ¿podrían ser los títulos de sus series las primeras palabras de un cuento psicológico? ¿Estos seres esculturales, cruce de humanos y animales, nos abrirían las puertas a una imaginación quimérica? La seducción se convierte en el lugar de diversión e invita al diálogo… La fotógrafa nos adentra en lo inesperado de los cuerpos, en el límite de la belleza, cuando la perfección deja paso a lo simplemente vivo.

Petrina Hicks

Representada por la galería Micheal Reid

https://www.petrinahicks.com/

https://michaelreid.com.au/

Ana Bordenave

ABONNEZ VOUS À LA NEWSLETTER