Partager l'article

DIGNATARIOS MAYAS

Francia – Paris

Entre los artefactos que nos legaron los Mayas se encuentran rostros de tamaño real o incluso más grandes, modelados a partir de un estuco blanco hecho de cal y arcilla. Dado que estas figuras se encontraron en las ruinas de ciudades o templos, y no en tumbas, los investigadores y arqueólogos han deducido que casi con toda seguridad se trataba de rostros de soberanos o dignatarios religiosos, destinados a ser fijados como elementos ornamentales en las fachadas de los templos. 

© Opus

En la superficie estas cabezas de estuco Mayas aparecen a menudo numerosas pequeñas líneas, estigmas de las raíces y enredaderas de la selva circundante que cubrieron poco a poco estas obras después de que se desprendieran de las ruinas de los edificios a los que habían estado unidas. A lo largo de los siglos, toda esta vegetación ha formado una especie de capa protectora, preservando el estuco de la erosión y de una probable destrucción.

Aquí podemos apreciar que este  rostro es eminentemente maya: boca entreabierta con lengua visible; labio inferior recto bajo un labio superior fuertemente perfilado; nariz clásica, con dos orificios nasales bastante desarrollados; ojos almendrados, parcialmente cubiertos por dos párpados salientes, como el resto del arco de las cejas. El espesor del tallado de la escultura permitió al artista profundizar y acentuar los rasgos que confieren a la obra su presencia y gran serenidad. 

Visto de frente, a pesar de una expresión de profunda contemplación, el personaje parece muy vivo, con los ojos visibles y abiertos. De perfil, en cambio, debido a la hendidura lateral que une los dos párpados, los ojos aparecen perfectamente cerrados, sugiriendo claramente una figura dormida o difunta. Aunque no podemos asegurarlo, esta característica podría indicar que estas cabezas de estuco, que solían colgar en las fachadas de templos y palacios, eran una especie de galería de retratos, en memoria de antiguos soberanos o sumos sacerdotes fallecidos.

JEAN-CHRISTOPHE ARGILLET

Furstenberg Gallery
8, rue Jacob, Paris 6e 
galerie-furstenberg.fr

Pie de foto: 
Retrato de gran figura de un dignatario maya
Estuco cálcico con restos de pigmento
México o Guatemala, cultura maya
500-800 D.C.
Altura: 30 cm Anchura: 23 cm Grosor: 16 cm

OPUS – ANCIENT ARTS GALERIE JOSEPH
116, RUE DE TURENNE, PARIS III
DU 20 AU 24 SEPTEMBRE 2023
OPUSARTFAIR.COM