Partager l'article

¡PON ALGO DE PIMIENTA EN TU VIDA!

Se dice que “la sal de la vida está esencialmente en la pimienta que le ponemos”. Y no es la Compagnie Française des Poivres et des épices la que dirá lo contrario. Nacida del encuentro entre un amante de la mesa y un especialista en especias, la empresa recorre el mundo en busca de pimientas excepcionales con cualidades olfativas y gustativas excepcionales. Un viaje a tierras desconocidas…

Desde hace más de dos décadas, la Compagnie des Poivres et des épices se abastece de estos preciosos granos directamente en el corazón de las plantaciones. La empresa selecciona cuidadosamente a sus productores por sus valores de respeto al medio ambiente, la tierra y las personas, y se compromete con la excelencia. Las cosechas siempre son frescas, la  clasificación manual de cada grano, el almacenamiento limitado en el tiempo, envasado en cajas herméticas, es lo que hace estas pimientas tan especiales. Además,  sus pimientas añejas se miman para ofrecernos la mejor experiencia sensorial. Cubriendo la amplia gama aromática de la pimienta, la Compagnie des Poivres ofrece un catálogo de más de 300 referencias de más de 30 países y un centenar de regiones. ¡Todo un mundo de sabores nos espera!

A medio camino entre una herboristería vintage y una perfumería de alta costura, las dos direcciones parisinas de la Compagnie des Poivres et des épices acogen al público en espacios cálidos con sabor internacional. Transportados por las fragancias de los confines de la tierra, descubrimos tesoros insospechados de la naturaleza. Mucho más que vendedores de pimienta, sus asesores se comprometen a ayudarnos a descubrir sus excepcionales productos y a contarnos su historia. Procedentes del mundo de la cocina, la pastelería o la enología, están dispuestos a enseñarnos cómo transformar nuestros platos y hacerlos más deliciosos y permitirnos viajar con cada bocado…

La compagnie française des Poivres et des épices
7 Rue de Fürstenberg, 
75006 Paris

https://www.compagniedespoivres.com/

Yaël Nacache