Partager l'article

LA MAGIA DE RAPA NUI

Más conocida como Isla de Pascua, tras su descubrimiento por los europeos en el siglo XVIII, esta tierra perdida en medio del Pacífico no deja de hechizar a sus exploradores.

Sophie Reyssat

Los cerca de 900 moáis, gigantes que pueden superar los 10 metros de altura, son los mudos guardianes de secretos bien guardados, los de los polinesios que desembarcaron aquí hacia el año 1200. Según la leyenda, el rey fundador Hotu Matu’a fue el primero en pisar las arenas doradas de la hermosa playa de Anakena. Así, bajo sus sombreros de toba volcánica -el pukao-, con sus cuerpos tan rojos como oscuros, miran fijamente a los visitantes con sus grandes órbitas, antaño revestidas de ojos de coral blanco con pupilas de toba u obsidiana. Toda la isla desprende una atmósfera mística. 

Sophie Reyssat

Desde la cima del monte Terevaka -poco más de 500 m de altura para este joven volcán de 300.000 años- la mirada sigue las suaves curvas de los antiguos conos adornados con un manto de hierba que se mece con el viento, salpicado aquí y allá por algunos árboles. La totalidad de esta maravillosa mezcla de colores es de 164 km2, hasta la punta del volcán Poike, de 3 millones de años de antigüedad. Desde Hanga Roa, la apacible capital, se puede caminar hasta el impresionante cráter de Ranau Kau, de 1.600 m de ancho y tachonado de lagos cubiertos de juncos -totora- con colores tan cambiantes como el cielo. Una hendidura se abre hacia el mar, en su escarpada rampa de 300 metros, que los aspirantes al título de hombre pájaro solían escalar. En agosto, desafiaron las terribles corrientes para nadar hasta el islote de Motu Nui y traer el primer huevo de ave. Un viaje altamente simbólico, dirigido desde la aldea ceremonial de Orongo, cuyas casas bajas de basalto fueron construidas a partir del siglo XVII, al borde del acantilado azotado por el viento. Los pascuenses habían abandonado entonces el culto a los moai, de los cuales cerca de 400 estatuas duermen aún en su cantera, excavada en las laderas del volcán Rano Raraku. A sus pies se encuentra el lugar más imponente y mejor restaurado: ahu Tongariki, cuyas quince efigies se alzan sobre una plataforma de 200 metros de largo.

Sophie Reyssat

Sus siluetas aparecen como sombras chinescas contra el cielo incendiado por el sol naciente. Un espectáculo inolvidable, que hace que el tiempo se detenga.

Sophie Reyssat

GALERIE JOSEPH PARIS

116 rue de Turenne, 75003 Paris

Phone : +33 (0)1 42 71 20 22

Fax : +33 (0)1 42 71 00 11

info@galeriejoseph.com

Formulaire de Contact

Adresses des galeries

THE VINTAGE FURNITURE

VINTAGE FURNITURE SHOP The widest selection of vintage scandinavian furniture and decoration.Scandinavian designers www.thevintagefurniture.com