Partager l'article

YAYOI KUSAMA / Fundación Louis Vuitton

“Compartir las emociones y los interrogantes provocados por ciertas obras cuyo poder de “romper las reglas” reinventa una relación con el mundo”: este es el principio rector de la Colección de la Fundación Louis Vuitton creada en 2006 por Bernard Arnault, un principio con el que nos identificamos. Por eso hemos decidido centrarnos cada mes en una obra emblemática de la colección, que ahora incluye 330 obras contemporáneas (creadas desde los años 60) de 120 artistas internacionales. 

Organizada “en torno a líneas sensibles que dibujan cuatro direcciones: Contemplativa, Popista, Expresionista, Música y Sonido”, “la colección no quiere ignorar la historia en la que se inserta, ni la diversidad de medios, lenguajes y expresiones”.

En la encrucijada de estos caminos y en la vanguardia de las vanguardias y de la revolución de los lenguajes y de los medios de comunicación en el momento de su creación en Nueva York en 1965, la obra icónica que hemos elegido para iniciar esta serie, la Infinity Mirror Room de la artista japonesa Yayoi Kusama, es pues emblemática de la colección, pero también de toda la obra de esta gran sacerdotisa del arte inmersivo y del happening, verdadera leyenda viva de los años sesenta.

Esta obra, la primera de una serie de ambientes caleidoscópicos, consiste en un espacio cerrado, al que se accede por una sola puerta, forrado de espejos y plagado de tubérculos fálicos de tela blanca con lunares rojos, los proliferantes lunares que se han convertido en la marca del excéntrico artista. Un campo de falos (Phalli’s field es el segundo título de la obra) reflejado hasta el infinito… Inmerso en este alucinante “paisaje-pintura”, “el espectador queda atrapado en una intensa experiencia de inmersión multisensorial”, haciendo que los tubérculos venenosos choquen con su propio reflejo en una proliferación caótica: una vertiginosa mise en abyme del espectador inmerso en sus infinitos y esquivos reflejos. Del espacio infinito al borrado perpetuo, la obra es doblemente engañosa. 

También es engañoso en cuanto a su significado si se ignora que los falos y los espejos son representaciones de lo divino en Japón, y que la artista, aquejada de una enfermedad mental obsesiva y propensa a las alucinaciones (de formas proliferantes) desde una infancia traumática, otorga a su práctica artística una finalidad catártica, un poder de conjuración.

Pionera, y por ello alegremente copiada y expoliada (por Andy Warhol, que imitó su proliferación de motivos; por Claes Oldenburg, que se inspiró en sus muebles erizados de protuberancias cosidas a mano… ), Kusama fue radical y provocadora desde sus primeros años en Nueva York (donde se instaló en 1958, a la edad de 29 años), sobre todo a través de su uso de la desnudez en sus festivales corporales hippies y otras actuaciones desnudas, a través de sus dispositivos voyeuristas con matices eróticos, y a través del uso de su cuerpo para activar el espacio. Desde sus espacios inmersivos y proliferantes hasta sus agregaciones de formas orgánicas invasivas y otras esculturas acumulativas, la contribución de su obra vanguardista, que ha permanecido durante mucho tiempo en la sombra, ha sido considerable, y puede decirse que está en el origen de algunas de las obras clave de la segunda mitad del siglo XX. 

Sin embargo, fue probablemente debido a la falta de reconocimiento que regresó a su Japón natal quince años después de abandonarlo. Internada voluntariamente en un hospital psiquiátrico de Tokio desde 1977, sigue hoy, a sus 93 años, desde el estudio que le han habilitado, extendiendo sus guisantes para conjurar, una y otra vez, las obsesiones alucinatorias que la invaden. 

¿Es un intento de borrarse a sí mismo dentro de lo múltiple? ¿Una búsqueda para disolver el cuerpo en el inconmensurable infinito? ¿Angustia o deseo de desaparición (Kusama es la autora de un Manifiesto de la Anulación)? “Solo en la barca rosa, intento navegar por el mar de la muerte […]”, declaró el artista en 1998 a otra estrella del arte contemporáneo, Damien Hirst. Un fragmento de frase que dice mucho de esta epopeya pop y trágica.

Stéphanie Dulout

ABONNEZ VOUS À LA NEWSLETTER