Partager l'article

3 experiencias insólitas

En Botsuana, observa cómo se bañan los elefantes

La Reserva de Caza de Linyanti, una zona protegida en el norte de Botsuana, en el fondo del Gran Valle del Rift, es famosa por su rica fauna. Para observar mejor a las estrellas locales, los elefantes, basta con ir a su encuentro caminando por los senderos… o esperarlos en una terraza cerca del agua. Llegan en manadas para refrescarse en la laguna de las águilas pescadoras, una de las principales etapas de su migración.

¿Dónde alojarse? En DumaTau, un campamento de lujo dirigido por Wilderness Safaris (un operador de safaris ecológico). Este lugar fue recientemente reconstruido sin concreto y con elementos reciclados, cuenta con ocho suites, incluida una suite familiar, y una ampliación con otras cuatro suites. Aquí, el edificio, la decoración, la comida… ¡todo es local!

www.wilderness-safaris.com

En Suecia, pesca en alta mar y descansa en un faro 

En verano, las condiciones meteorológicas son ideales para llegar a la diminuta isla de granito de Hamneskär, al norte de Gotemburgo, a bordo de un barco semirrígido o de un helicóptero. Desde hace poco, un par de entusiastas regentan el lugar y ofrecen diversas actividades: pesca en alta mar (langosta en octubre), clases de cocina (sobre todo con algas), vela, kayak, meditación, yoga… y, por supuesto, subir al faro de 35 metros de altura por sus increíbles vistas, resplandecientes al atardecer.

¿Dónde alojarse? En el Pater Noster, un mini-hotel con 9 cómodas habitaciones dobles en el faro y las casas contiguas. Posibilidad de dormir en los acantilados, bajo las estrellas. 

www.paternoster.se

Alójate en un tren vintage en Sudáfrica

Hace más de 20 años, Adrian Gardiner, fundador y presidente del grupo hotelero Mantis, compró un Founders Railway Carriage, que se puso en marcha en los años 70, para viajar por Sudáfrica con su familia. Sin embargo, acaba de restaurarlo para convertirlo en un vagón de primera clase y lo ha colocado en el corazón de uno de sus alojamientos, a 72 kilómetros de Gqeberha (antiguo Puerto Elizabeth), para recibir a sus huéspedes (máximo 5), tan fascinados como él por el mundo del ferrocarril y nostálgico de los trenes de antaño.

¿Dónde dormir? En el vagón de tres cabañas del Mantis Founders Lodge, mientras se disfruta de las instalaciones (restaurante, piscinas, etc.) y actividades del lodge (safaris, observación de aves, etc.).

www.mantiscollection.com

Céline Baussay

ABONNEZ VOUS À LA NEWSLETTER